El frasco de la calma

Es un frasco creado para calmar, idealmente para momentos de mayor tensión como son las rabietas o pataletas de tu hijo o hija, y así poder tranquilizarlos, canalizar las emociones, meditar y trabajar la concentración.

Para realizar esta actividad debemos tener:

  • Un frasco de vidrio.
  • Agua tibia.
  • Escarcha fina, gruesa o con figuras.
  • Aceite de niños o pegamento transparente líquido.
  • Colorante. 

Lo primero es colocar el agua tibia dentro del frasco, luego el aceite o pegamento, escarcha y colorante, revólver y sellar la tapa del frasco.

Ya terminado el frasco consiste en agitarlo y observar el movimiento de este líquido al bajar lentamente, ayudando a fomentar la reflexibilidad.

Aquí les dejo un video que encontré, el cual puede ser más explicativo.

Post Relacionados

Leave a Comment