Llego la hora de dejar el pañal

El desafío más difícil para los padres, cuidadores y educadores es cuando los niños y niñas deben dejar los pañales, un reto INEVITABLE que con paciencia y determinación no será tan difícil.

Generalmente, la edad de comienzo para entrenar va desde los dos años hasta los cuatro, tomando en cuenta la madurez, sus tiempos y lo más importante que cada niño es diferente. La clave está en darse cuenta si el pequeño se mantiene seco por más de tres a cuatro horas, lo que nos indica que sus músculos están preparados y esta reteniendo la orina, además de verbalizar las ganas de ir al baño.

En el Jardín Infantil, generalmente se deja en pocos días, por el tema de imitación y trabajo en conjunto con otros niños. En la casa se demoran más, por eso debemos entender que es un proceso paso a paso y en el cual se trabaja en conjunto con la familia.

Ir al baño requiere destrezas que implican independencia, autonomía, equilibrio, bajar y subir su ropa, reconocer la incomodidad del pañal sucio, sentarse, lavarse las manos y ser cooperador. Debe ser un proceso continuo y permanente para que sea logrado, no debe haber retroceso ni miedos, si se tomó la decisión de sacarlo no hay vuelta atrás. Se debe reforzar y entrenar la ida al baño, lo ideal es entusiasmar al niño o niña con una bacinica o adaptador de tapa de baño.

Recomendamos a modo de ejemplo probar unos tres días, he ir observando el avance. También es recomendable quitarle los pañales en primavera-verano, debido a que es probable que el niño o niña moje sus ropas más de una vez, así evitaremos resfríos. Junto con lo anterior la facilidad que éste tenga para ir al baño puede facilitar el proceso.

El primer día, el niño debe tener varias mudas y cómodas que le permitan bajar su ropa rápidamente, debemos preguntar cada 15 minutos si quiere orinar o defecar y sentarlo un periodo corto en el baño aunque no haga. Cada vez que haga felicitarlo para que se sienta en confianza y si se moja cambiarlo y decirle que incómodo se siente la ropa mojada, jamás retarlo porque no alcanzo a hacer en el baño.

El segundo día se repite la misma rutina cada media hora o después de beber líquidos o comer. Podemos aumentar un poco el consumo de líquidos.

El tercer día es lo mismo podemos llevarlos cada una hora y observar cómo comienza a controlar esfínter cada vez más, sino resulta quiere decir que aún no esta preparado y debemos esperar un tiempo más para volver a probar dejar el pañal.

No debemos frustrar a los niños ni menos nosotros, recordemos que cada niño o niña son únicos y podemos probar nuevamente luego de un par de meses.

Post Relacionados

Leave a Comment